Búsqueda Avanzada

Datos Generales

Localización del Bien

Protección Jurídica

Época y Estilo

-
Localidad: SALILLAS
Municipio: SALILLAS
Clasificación: Arquitectura doméstica
Tipo de bien: Casa

1-INM-HUE-006-203-008

Descargar localización

garmin hearth jml mio navigon navman tomtom viamichelin
Fachada principal
Fachada lateral
Fachada lateral
Fachada trasera
Portada
Portada
Detalle de la portada
Detalle de la portada
1
0
sipca_print_btn
0
s2smodern

Descripción del bien

El denominado palacio de los marqueses de Montemuzo (palacio de la baronía de Salillas) es un gran edificio de planta rectangular construido con piedra sillar, tapial y ladrillo que ha sufrido profundas restauraciones y modificaciones a lo largo del tiempo.

La fachada principal, que da a la plaza, se articula en tres plantas horizontales. En el piso inferior se sitúa la magnífica portada clasicista de acceso a la casa que se encuentra ligeramente desplazada en el lateral derecho respecto del eje de la fachada y que conserva un rico programa decorativo en el que se entremezclan motivos renacentistas y manieristas. La portada, que sobresale del paramento de fachada, está articulada en dos cuerpos separados mediante un entablamento clásico. El vano está enmarcado por un gran arco de medio punto que cuenta con arquivoltas decoradas con dos vueltas de perlas y perlas y carretes, un extradós ornamentado con ovas y dardos, clave resaltada con una ménsula en cuyo interior se colocó un motivo vegetal de hoja de acanto e intradós dividido en casetones rehundidos decorados con flores y hojas. El arco se apoya en una imposta moldurada bajo la que se disponen unos capiteles acanalados y pilastras lisas. En las enjutas del arco aparecen dos medallones esculpidos dentro de los cuales se colocaron dos bustos en bajorrelieve, un hombre barbado y una mujer, que pudieron ser los retratos de los antiguos propietarios de la casa. El conjunto se encuentra flanqueado por dos pilastras de fuste cajeado en cuyo interior todavía es visible, a pesar de su deteriorado estado de conservación, una decoración con motivos vegetales y animales a candelieri. Las pilastras se coronan con capiteles acanalados sobre los que se colocaron unas impostas molduradas, unos casetones en cuyo interior aparece una flor y unas grandes consolas decoradas con hojas de acanto en el frente y roleos en los laterales que sostienen el entablamento que sirve de separación con el segundo cuerpo de la portada. El entablamento está formado por arquitrabe, friso y cornisa moldurada volada. El arquitrabe está compuesto por varias bandas con la misma ornamentación de las arquivoltas del arco, las perlas formadas por pequeñas esferas unidas entre sí mediante astrágalos, y una cenefa con motivos vegetales muy erosionados. En el friso se concentra la mayor parte de la decoración en relieve de la portada. Está dividido en tres calles horizontales. En la inferior, en los laterales, aparecen unas máscaras grotescas flanqueadas por cornucopias o cuernos de la abundancia. En la parte corrida se entrelazan las guirnaldas vegetales, jarrones, grutescos y caras enmarcadas en roleos con una escena central compuesta por dos animales fantásticos con cabeza de caballo, alas y cola de sirena enfrentados ante una figura antropomorfa. La segunda calle está compuesta por una hilada denticulada y la tercera con una banda formada por ovas y dardos. El segundo cuerpo de la portada está coronado por un frontón moldurado quebrado en cuyo centro se colocó un pináculo terminado en bola de piedra. En el interior del frontón, y en disposición central, se encuentra un escudo nobiliario flanqueado por roleos, volutas y rocallas. Este escudo, a pesar de haber perdido toda la decoración, pertenecería a la familia Pomar, los antiguos señores de Salillas documentados en la localidad desde finales del siglo XVI. La decoración de las molduras del  frontón está formada por dentículos, ovas y dardos.

En el piso noble se abrieron cuatro grandes balcones adintelados de ligero vuelo con barandilla de hierro. La planta superior ha sido una de las que más modificaciones ha tenido exteriormente ya que fue rehecha completamente en la última restauración. Por fotografías antiguas sabemos que los muros eran de tapial aunque en la actualidad presentan ladrillo caravista y cadenas de piedra sillar que articulan verticalmente la parte superior de la fachada. En esta planta se abrieron cuatro pequeños vanos adintelados que fueron transformados en ventanas con arco de medio punto enmarcados por ladrillo imitando las típicas galerías galerías de arquillos de los palacios renacentistas aragoneses.

En la parte posterior del edificio se conserva parte de la muralla y dos de los torreones que protegían el castillo señorial de los Pomar.

Documentación

BROTO APARICIO, Santiago. Salillas, en la cuenca del Guatizalema. Diario del Alto Aragón. 12 de julio de 2015



Desde:

html5    dibuxo logo

 

 

hoya logo
SIPCA | Comarca Hoya de Huesca · C/Berenguer 2-4 · 22004 · Huesca
dibuxo logo